Lo que debe saber antes de adquirir un seguro

Un informe realizado por la compañía aseguradora Aegon hace pocos meses reveló que sólo el 19% de las personas aseguradas comprenden realmente la información que contienen sus seguros. De hecho, el 60% de los clientes del sector directamente ignora o no entiende el 80% del contenido de sus pólizas.

En la práctica de cada ciudadano, se contrata un seguro para evitar desequilibrios económicos provocados por eventos inesperados. Estos eventos o desgracias son estadísticamente poco probables, pero si ocurriesen, comprometerían la calidad de vida del asegurado y sus seres queridos, la continuidad de una empresa o el patrimonio de una familia.

En todos esos casos la contratación de un seguro requiere de un análisis e incluso una etapa de estudio para comprender cuáles son los seguros recomendables para cada caso y qué significan, más allá de sus valores generales.

Las siguientes preguntas y consejos pueden ser útiles para plantearse la viabilidad, necesidad o inconveniencia de los distintos tipos de seguro, ayudando en el proceso de información que antecede a la contratación.

1. ¿Cuál es el valor real de lo que aseguramos y cómo podemos probarlo?

Aunque los paquetes de seguros de bienes materiales son tentadores por su practicidad, nadie externo puede decirle cuánto valen sus pertenencias. Al momento de contratar, realice un inventario, lo más detallado posible, de los bienes asegurados.

Si es su vivienda, no se base sólo en la superficie y la calidad de construcción, sino que calcule con precisión el valor de los bienes muebles que posee en su interior: desde tecnología hasta antigüedades, vestimenta, electrodomésticos y objetos menores. 

Si su automóvil tiene características especiales o mejoras personalizadas, no olvide de registrar todo en su póliza y guardar las facturas correspondientes para futuros reclamos.

2. ¿Qué obligaciones competen al asegurado?

La mayoría de los seguros tienen exigencias y obligaciones asignadas al beneficiario, como mantenerse en regla con ciertos impuestos, informar cambios en su patrimonio o en la composición de su familia. Consulte cuáles son sus obligaciones como asegurado y sepa qué responsabilidades debe mantener al día para hacer valer el dinero que está invirtiendo.

3. ¿Cuáles son los requisitos para utilizarlo, llegado el caso? 

Tener conocimiento sobre cómo proceder en caso de necesitar el seguro también es importante, ya que en ocasiones la falta de un formulario o la inexistencia de testigos podría generar un rechazo en el reclamo. Esta información es clave cuando la póliza tiene diferentes beneficiarios (como sucede con los seguros de vida) y ellos deben estar informados sobre cómo proceder. Por su parte, la revisión de requisitos previa a la contratación puede ayudar a detectar si un seguro será difícil de cobrar o tendrá impedimentos por fuera del sentido común.

4. ¿Qué cobertura geográfica tienen las pólizas consideradas?

Esta pregunta es crítica para los seguros relativos a la salud, a los riesgos del trabajo y a los vehículos. Algunas opciones de pólizas económicas u ofrecidas por empresas pequeñas no asociadas con otras mayores sólo cubren las contingencias ocurridas en una zona. Dependiendo de la necesidad, es mejor despejar esa duda antes de contratar.

5. ¿Cuáles son los tiempos de la póliza y cuál es su política de renovación?

Aquí es importante investigar cuándo comienza y termina la póliza de seguros contratada y qué sucede al terminar su vigencia. El comienzo es importante, ya que no siempre se cuenta con todos los beneficios desde un primer momento.

Algunos seguros como el de gastos médicos mayores brindan cobertura de embarazo y maternidad a mujeres sólo 10 meses después de contratarlo, por ejemplo. Respecto a la finalización, es recomendable preguntar cuánto tiempo es la vigencia de la póliza y qué sucede al terminarse, para prevenir tanto el cese inesperado de la cobertura como renovaciones no deseadas o precios diferentes al acordado.

6. ¿Qué valor le aporta además de los montos incluidos?

Aunque los números y condiciones formales son muy importantes de analizar en la contratación de un seguro, se sugiere reflexionar también sobre el valor agregado e inmaterial que tiene para los beneficiarios. La tranquilidad de garantizar que habrá una cobertura ante un imprevisto desafortunado es un valor en sí mismo que no se mide con números.

Por un lado, esto se aplica en los bienes materiales y la utilidad de cuidarlos, desde la posibilidad de mantener la solvencia de una empresa hasta reponer los bienes de una vivienda que se incendió o recuperar el valor de un vehículo robado. Pero en los casos de accidentes graves, enfermedades y muertes, la importancia de poder acceder a salud de calidad o de al menos dejar a la familia protegida económicamente trasciende todo cálculo o estimación monetaria.

Noticia: Portafolio

Fotografía: CML

No hay comentarios

Agregar comentario