Las mejores lecciones de great place to work

La vida nos regala lecciones en todo momento, a través de las personas, las situaciones, los errores, los éxitos y todos los giros que puedan darse a lo largo del tiempo.
Al mirar hacia atrás, he sido testigo de cómo las organizaciones han evolucionado a lo largo del tiempo y las estrategias que han utilizado para, no solo mantenerse como excelentes lugares de trabajo, sino para mejorar, innovar y convertirse en modelos a seguir para las demás.

Han sido capaces de distinguirse de miles de organizaciones que existen en el mundo por ser conscientes de lo que representan las personas, su rol como socios estratégicos, su trascendencia e impacto en la dinámica organizacional y lo que, en conjunto, siendo un equipo con un espíritu de familia, pueden lograr.

¿Qué otras lecciones nos han dejado aquellas organizaciones ejemplares, que han marcado tendencia en el país?

1. La confianza lo es todo

La confianza es la base de las relaciones humanas, dentro y fuera de las organizaciones. Cuando la gente confía en los demás, siente orgullo por su trabajo, y disfruta a sus compañeros y colegas; crea un ambiente propicio para trabajar con mayor eficiencia, ofrece un servicio de mayor calidad y desarrolla productos más innovadores para los clientes. Esto crea una reacción en cadena que se traduce en mejores resultados de negocio y una mayor rentabilidad con beneficio de todos: inversionistas, colaboradores, líderes, clientes, proveedores y todos los demás stakeholders involucrados.

2. El trabajo ha adquirido otro significado

El término “trabajo”, como tal, ha sido reinventado por los líderes de las organizaciones y las nuevas generaciones. Los CEO de los mejores lugares de trabajo están comprometidos a crear estrategias para inspirar a las personas, para trascender y dejar una huella en su entorno y en su país . Los mismos Millenialls lo piden, al ser uno de los principales Key Drivers que los motivan a colaborar en una organización y aportar de sí mismos al logro de objetivos .

3. Ha cambiado el enfoque de la inversión

Los líderes de los mejores lugares de trabajo poco a poco han cambiado el enfoque de la inversión en el Capital Humano y en crear las capacidades organizacionales idóneas para lograr la estrategia. Son conscientes con el hecho de que no invertir en la gente puede repercutir en verdaderos gastos relacionados con la rotación de personal, pérdida de clientes, errores y retrabajos, e incluso, sabotaje al interior de la organización.

4. Los microclimas crean las bases

Las estructuras organizacionales han evolucionado de tal forma que incluso los enfoques tradicionales basados en la centralización del poder y en las jerarquías están siendo reemplazados por tendencias como la “holocracia” , empoderando cada vez más a las personas, otorgándoles herramientas y beneficios para facilitarles el trabajo y para fomentar la colaboración. Los excelentes lugares de trabajo nos han enseñado la importancia de los líderes, incluso aquellos que solo cuentan con un reporte directo, para la creación de círculos virtuosos que impacten de forma global al resto de la organización.

5. Todas las organizaciones pueden lograrlo

Independientemente del tamaño, sector o industria, todas las organizaciones pueden llegar a ser mejores lugares de trabajo. He observado cómo organizaciones de Alto Potencial han dado brincos importantes hasta convertirse en ejemplos a seguir para otras que incluso rebasan los 500 o 1000 colaboradores. Más allá de los procesos, sistemas y/o tecnología que las organizaciones puedan adquirir o implementar, el secreto está en el cómo éstos se introducen, operan y delegan a las personas.

Estas lecciones se resumen en una moraleja muy real, que ha sido vista a través de varios lentes, sin embargo, su esencia siempre ha sido la misma. Está en el talento, el corazón de la organización. Es en donde el potencial de los seres humanos puede ser liberado para llegar a conquistar metas jamás trazadas y llegar a lugares inimaginados, donde sociedades y países pueden ser mejorados.

Las organizaciones nos han enseñado que crear experiencias de trabajo sanas y positivas son llaves poderosas para catapultarse hacia al éxito y que éste sea sostenible en el tiempo.

No hay comentarios

Agregar comentario