Distribución capilar, el último eslabón de la cadena de suministro

En la actualidad, la distribución de mercancías genera un alto impacto en las ciudades principales e intermedias colombianas, además de pérdidas incalculables de dinero en las compañías de transporte y el deterioro de las vías.

Cuántas personas en Colombia han visto estacionados un sinfín de camiones de carga en lugares estrechos o en vías principales creando embotellamientos por realizar la entrega de sus pedidos a tiempo o muy cerca de su destino? Problemas como los de la congestión vehicular, el aumento de la contaminación ambiental, los daños en las vías o las entregas de pedidos tarde, son situaciones que muchas empresas no saben manejar.

Parte de estos problemas son consecuencia de las actividades de distribución de mercancías dentro de las ciudades, ya que las operaciones de carga y descarga se realizan de tal forma que obstaculizan el desarrollo normal del tráfico. Sumado a esto, los transportadores urbanos enfrentan situaciones derivadas de la congestión como el cambio de rutas por obras en las vías, nuevas reglamentaciones, pico y placa, tipografía del lugar, entre otras, lo que conlleva a pérdida de tiempo y de productividad que se traducen en un incremento de costos para las empresas logísticas de transporte.

La distribución urbana es un proceso vital y por tanto estratégico para el crecimiento económico, social y cultural de una ciudad. No existen soluciones sencillas para optimizar la distribución urbana de mercancías, pero una alternativa práctica es la distribución capilar.

LA SOLUCIÓN QUE FUNCIONA

Iniciemos por definir la distribución capilar. Esta consiste en llevar los productos hasta el punto final de consumo, acercándolos hasta los supermercados, hipermercados o tiendas de barrio en el menor tiempo posible. Para lograrlo, se deben identificar los aspectos que caracterizan este modelo de distribución.

Infraestructura urbana. Allí se pueden encontrar situaciones como calles en reparación o deterioradas por obras u otros motivos; calles con un sentido único, semáforos y problemas de movilidad en general.

Estrategia de distribución. En este aspecto influye el número de destinos que es necesario cubrir, los tiempos de espera y de descarga, además de los horarios de recepción de la mercancía.

Características de la flota de transporte. El vehículo debe adaptarse a las condiciones de la infraestructura vial y a las estrategias de distribución; el tamaño del vehículo está limitado por la anchura de las calles y las zonas de cargue y descargue deben tener un acceso fácil.

Lograr coordinar estos aspectos es complejo por diversos factores, tales como la movilidad, carencia de operadores logísticos especializados, aumento de vehículos de carga que realizan distribuciones dentro de las ciudades, mayor costo de las operaciones debido al incremento del costo de la entrega, subcontrataciones del proceso de distribución, desarrollo del comercio electrónico que propicia un mayor número de entregas al consumidor final, mayor preocupación por el impacto ambiental, entre otros.

Con el fin de lograr un adecuado diseño de un sistema de distribución capilar debemos considerar que, en todo sistema de distribución, se tienen dos modelos: el de entrega directa al cliente y el de entrega a través de un distribuidor. También es importante tener en cuenta para el diseño que existen tres métodos de distribución capilar:

Preventa. Los pedidos son recogidos con anterioridad y entregados según las condiciones acordadas con el cliente.

Autoventa. El pedido es inducido por el repartidor según el stock disponible en el vehículo al momento de hacer el reparto.

Entrega directa. El pedido llega directamente al fabricante o distribuidor y es entregado posteriormente.

POSIBLES ALTERNATIVAS

Como solución a las problemáticas que plantean la carga y descarga en las ciudades, son muchas las iniciativas que se han desarrollado en diversas ciudades europeas. Algunas de las iniciativas que se han difundido han sido:

Zonas de carga y descarga en las aceras. Las zonas de carga y descarga en aceras resulta una buena medida para no saturar el tráfico de la ciudad, pero presenta problemas de movilidad para los peatones.

Carriles multiuso. Esta medida permite agilizar el transporte y flexibiliza la calle a distintos tipos de usuarios. Estos carriles se usan para estacionamiento, carga y descarga y para circulación.

Distribución nocturna de mercancías. Este tipo de distribución es muy práctica, y aunque mejora los tiempos de transporte, genera problemas de ruido, creando molestias para los vecinos, además de aumentar la vigilancia de la mercancía.

Plataformas urbanas de distribución. Las microplataformas consisten en un centro de distribución de barrio. La mercancia se reparte utilizando medios no molestos y de corta distancia tales como carretillas y pequeños vehículos eléctricos.

Carriles nocturnos. En París y Estocolmo se autorizó a los vehículos de transporte de mercancías el uso de los carriles de bus en horario nocturno. Sin embargo, en Estocolmo esta medida se eliminó debido al incumplimiento de los horarios establecidos.

Optimización de la capacidad de los vehículos. Un problema a destacar en la distribución urbana de mercancías es la capacidad de los vehículos de transporte. La mayoría de ellos circula con una capacidad muy inferior a la máxima, lo cual provoca un aumento de los trayectos que deben realizarse para cubrir todas las necesidades de la distribución capilar en una ciudad.

E-commerce. Con la puesta en marcha del e-commerce, las viviendas pueden pasar a ser destinos de reparto para los transportadores usando el siguiente procedimiento: el cliente compra vía Internet y elige la tienda cercana donde desea recoger el producto. Cuando el producto llega a la tienda elegida, el cliente recibe una notificación por e-mail y se establece un plazo para recoger su producto.

Noticia: Revista Logística

Autor: Pedro Alejandro Aguilar Santamaría,
director Centro de Consultoría Empresarial

Fotografía:

No hay comentarios

Agregar comentario